12 de marzo de 2017

Otros: Algo está cambiando

Desde hace unos años a esta parte está claro que algo está cambiando. Puede que lentamente, a veces de forma imperceptible, otras como un bofetón, pero algo se mueve. 

Sí, algo está cambiando  cuando Lena Oxton (Tracer), una mujer homosexual no sexualizada es la imagen de un videojuego de corte shooter como Overwatch, algo destinado sólo a hombres heterosexuales, porque, como todos sabemos, las mujeres nunca iban a la guerra ni empuñaban un arma… Bueno, excepto, bueno, que se ha invisibilizado y relegado al ostracismo
Algo se remueve en las tripas de la ficción retrógrada cuando Krem nos cuenta en Dragon Age: Inquisition que fue asignado mujer al nacer, pero que él es un hombre. Los retortijones retrógrados claman cuando su capitán en lugar de cuestionarle o discriminarle, lo trata como uno más, pues es lo que es. Si muestras desagrado, el capitán te reprenderá, pues Krem es un buen soldado y “poco le importa que le cueste un poco más mear de pie”.
Algo realmente está cambiando cuando un personaje trans como Nomi Marks puede ser protagonista, interesante al mismo tiempo que es interpretada por una actriz trans sin que su serie sea retirada o cancelada.
Los cambios tardan en llegar, pero llegan. Algo ha cambiado cuando un personaje gay como Elliot Waugh es un poderoso mago de batalla que forma parte del casting principal de The magicians.

Siento que algo ya ha cambiado cuando Horizon zero dawn, protagonizado por la fantástica Aloy, se convierte en el mejor debut de saga en PS4 tan sólo una semana después de su lanzamiento. 
Puede ser que una parte del cambio ya esté aquí cuando un personaje con ascendencia china como es Skye en Agents of S.H.I.E.L.D. sea la protagonista indiscutible de la serie pues las tramas giran en buena parte en ella. No sólo eso, ella puede ser la próxima directora de S.H.I.E.L.D. y, por si fuera poco, está interpretada por una actriz de ascendencia china como es Chloe Bennet (Chloe Wang).

El cambio es real cuando series como Black sails evolucionan, crecen, sin que sea en detrimento de la representación. Hay mujeres, pocas, pero las que están no son parte del decorado, sino que son personajes importantes y recurrentes. No ser hetero no está perseguido, ni ser mujer, pues han entendido que no es necesario para contar una historia dura, cruel y buena.
Es tangible cuando poco a poco la ficción entiende que las “pechi-armaduras” no tienen cabida en un mundo igualitario, que la sexualización es algo enfermizo y deleznable, y que más de la mitad de la población tiene el mismo derecho a verse reflejada en el entretenimiento que consume.
Sí, definitivamente algo ha cambiado cuando hasta en la WWE, no famosa por su buen trato a sus luchadoras, ha comprendido que igual que a ellas se las catalogara como “divas” era sexista y ahora sus campeonas sostienen el título de “Campeona de las mujeres de Raw/Smackdown”. Que igual impedirle tener combates estelares o combates en la jaula era un poco bastante machista, pero por primera vez en su historia en 2016 rompieron ese “tabú”.
Sí, algo está cambiando, pero para que el cambio siga y no se pare debemos de remar todos en la misma dirección. El camino no es nada fácil y siempre habrá quienes quieran hundir nuestra nave por el temor de perder sus privilegios en un mundo en el que gobiernan los que se conocen, los que beben de la misma agua y parten el mismo pan. Debemos cuidarnos de aquellos que nos sonrían cuando hablemos de otros, pero muerdan al menor atisbo de que la canción habla de ellos. Es muy fácil apoyar una causa desde el trono del rey, pero uno debería tener cuidado de no escupir al que le sirve el agua.
El camino es largo, oscuro y lleno de peligros, pero por eso ninguna persona que desee emprenderlo estará sola, porque mire donde mire siempre habrá una mano amiga tendida y una cálida sonrisa de amabilidad. El recorrido ya es suficientemente arduo sin que desde dentro nos pongamos la zancadilla.

___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario