24 de enero de 2017

Revisando para escritores: Qué podemos aprender de "Avatar: La leyenda de Korra"

Varios de los que me leéis ya me habéis hablado del amor que profesáis a esta serie de animación y a Korra, todo sea dicho. No es para menos porque tiene un argumento sólido con un mundo muy rico que ha evolucionado hacia la globalización desde que nos fue presentado en La leyenda de Aang, donde las naciones estaban enfrentadas y cerradas al exterior, pero ya entraremos en ello. 
Aquellos que no hayáis visto la serie no os preocupéis porque va a ser una entrada libre de spoilers. Sí mencionaré a tal o cuál personaje, pero nunca hablaré de nada que sea un destripe potencial, sino que lo dejaré descontextuado para centrarme sólo en aquello de lo que vaya a hablar. En resumen, podéis estar tranquilos.
En esta entrada quiero hablaros de aspectos de los que podemos aprender a la hora de escribir. No voy a añadir nada más, así que empezamos:


El mundo globalizado:

Vale sí, estoy haciendo trampa, pero es necesario. Tras la guerra contra la Nación del Fuego de La leyenda de Aang, estamos ante un mundo que es gobernado por los hijos o los nietos de los antiguos gobernantes. Además, las consecuencias de aquel periodo han llevado a que se forme Ciudad República, el que debiera ser el centro diplomático de una suerte de ONU con representantes de las cuatro naciones. Sí, la del Aire también. 
Gracias a que las Naciones han dejado atrás su hermetismo y trabajan juntas (más o menos), todas disponen de la misma tecnología como el Sato-móvil. Un coche, vamos. 
El caso es que, si estableces que es un mundo de “puertas abiertas”, resulta lógico que se globalice y se intercambie cultura y tecnología. De la misma forma, el estilo de combate deja de ser tan disciplinado y diferenciado en favor de un toque mucho más callejero y “tosco”. 

Los tópicos están para romperse:

A lo largo de la serie encontramos varias situaciones y personajes que rompen estereotipos que se nos marcan desde allende los tiempos. Uno de estos sería la escena que ilustra este apartado. Ella es mucho más alta que él y él parece que esté a punto de ponerse de puntillas para besarla. ¿Pasa algo porque sea ella más alta que él? Pues no. Aquí te dejan claro que son conscientes de los tópicos y costumbres sociales que tenemos, pero que no por ello van a perpetuarlas.

Mirando atrás hacia La leyenda de Aang, allí existe el sexismo en la Tribu del Agua en el mismo momento en que sólo se les enseña a curar con el agua a las mujeres o el machismo desde que en X momento se cuestiona la valía de Katara para usar el Agua Control en combate porque es una mujer. La leyenda de Korra se ubica más de cincuenta años después y aquí hay mujeres que hacen Control sin que ello destaque de manera alguna o hagan saltar alarmas. El mundo evoluciona y uno no puede quedarse anclado en el pasado.

Mención especial a romper el tópico de que dos mujeres no pueden llevarse bien si a ambas les gusta la misma persona.

Las mujeres de más de treinta existen:

La enorme mayoría de las mujeres de la serie ya peinan canas. Entre el casting recurrente tenemos a Lin Beifong, jefa de policía de Ciudad República, o Kya, la hija de Katara y Aang, que mola muy fuerte en sus pocas apariciones. Realmente no se pone sobre la mesa si pueden o no hacer X o Y porque su pelo sea gris, de la misma manera que nunca se ha cuestionado (o al menos no con la misma vileza) en el caso de los hombres.
Pero esto no sólo se queda en las mujeres protagonistas, sino también en aquellas que apenas cuentan con una o dos apariciones como es la Señora del Fuego Izumi o la reina de la Nación de la Tierra. Todas tienen su propia personalidad sea más o menos perfilada, pero está, aunque se trasluzca de un par de líneas de diálogo.

Es habitual ver obras (en el medio que sea) en las que las mujeres “maduras” quedan relegadas a “madre de” o “abuela de” sin más rol que ese. Los hombres, por su parte, pueden ser veteranos de guerra, marines, detectives… Nunca son sólo “el padre/abuelo de”. Aquí tenemos personajes como Katara, a la que nunca se refieren como esposa de Aang, madre de Tenzin o abuela de Jinora, sino que esas relaciones se obvian y se nos muestra a través de sus pocas líneas de diálogo. Vemos a una mujer sabia no por ser anciana, sino por la experiencia que ha adquirido con los años. Es una referente cuando alguien busca consejo, pues siempre parece saber qué decir.

Hablemos de la discapacidad:

Otro de los temas que vemos a lo largo de la serie es la superación de las discapacidades. Sí, en esto ayuda poder hacer Control, claro, Toph no sería tan temible si su Tierra Control no le permitiese ver. Aquí tenemos a la que fácilmente podría ser la maestra del Agua Control más poderosa de ambas series: Ming-Hua. No, os vayáis que no es spoiler.
Ming-Hua no tiene brazos, no sabemos si debido a un accidente o es así de nacimiento, pero ello no le impide hacer Control, lo que suele requerir el uso de los brazos. Ming-Hua usa sus piernas en ocasiones, pero la mayor parte del tiempo lo hace sin usar las extremidades, como si el agua y ella fueran parte de un todo.
Es un personaje interesante y temible cuya discapacidad la ha hecho ser mucho más poderosa de lo que habría sido de la otra manera. Escribir sobre el estigma social de la discapacidad no ayuda en nada a su normalización, pero sí que esto no suponga un muro infranqueable. ¡Hay cientos de historias de superación por ahí!

Las mujeres forman parte del mundo:

Es cierto que hay muchos más hombres que mujeres al margen de los roles que estos cumplan, pero a diferencia de obras como Rogue One, donde La leyenda de Korra brilla es al mostrar mujeres entre las multitudes de todos los bandos. Si hablamos de los Igualitarios de Amon, por ejemplo, nos encontramos con que entre sus filas podemos distinguir varias mujeres, al igual que entre la Nación del Aire, el Loto Blanco o la guardia de Zaofu. Esto da la sensación de que existen más mujeres al margen del grupo protagonista, dándole un toque de verosimilitud que ya quisieran muchas obras.
Creo que esto es todo lo que puedo comentar sin entrar en el terreno del spoiler. Espero que quienes me leen y además escriben hayan sacado algo de aquí, por pequeño que sea ese algo. 
El mundo de Avatar es uno donde tiene cabida todo el mundo, no solo los hombres blancos. Las distintas culturas, condiciones o sexualidades no son miradas con lupa o repudiadas, sino que tienen su lugar en ese mundo, aunque al principio pueda no parecerlo. Es un mundo que abre sus brazos a todo aquel que quiera entrar y, por encima de todo, en La leyenda de Korra tenemos un lugar donde las mujeres no tienen que pasar miedo por el hecho de ser mujeres o la gente con discapacidades o de otras culturas ser vejadas por el hecho de serlo. No se pone el foco en ello más de lo que se pone en los demás. Y esto, escritores, esto es lo que necesitamos en la ficción: normalización.

___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter


¿Quieres saber qué más tengo que contarte? Estos son el resto de artículos de Revisando para escritores:

No hay comentarios:

Publicar un comentario