6 de diciembre de 2016

Worldbuilding: La importancia de los detalles

Independientemente de si decidimos hacer un worldbuilding pequeño o grande, dependiendo del peso que este tenga en la obra, hay un factor que en ocasiones se olvida haciendo que todo el trabajo previo se vea comprometido. No por nada existe el dicho de que el Diablo está en los detalles.
Cuidar los pequeños detalles de nuestros mundos es la clave para convertir un castillo de papel en una fortaleza. Hay lectores (como este cuervo), que gustan de buscar los cabos sueltos en los mundos creados de cada obra que consume y tirar de ellos para ver si, como en el Jenga, la estructura se desmorona. Como creadores hay centenares de preguntas que podemos hacernos a la hora de elaborar el tejido de nuestro mundo desde las más generales como el tipo de gobierno o los accidentes geográficos hasta aquellos mucho más concretos como si tienen sistemas de alcantarillado o hasta dónde alcanza el avance tecnológico. 

Antes de comenzar, quiero hacer mención especial a que un detalle no se explique en X momento no significa que se haya pasado por alto, sino que es posible que tenga razones detrás de ese “olvido”. 
Ahora sí, empecemos:

Dragones y otras bestias:

Sobre todo en fantasía (medieval o urbana, o del tipo que sea), pero en cierta medida también ciertos tipos de ciencia ficción, es habitual encontrarse con criaturas que trascienden lo que nosotros comúnmente denominamos “animales”, pues, como las fauces trilladoras de la saga Mass Effect o los dragones de toda la vida. Cada uno en su propia medida, son criaturas de gran tamaño que suponen un peligro para todo aquel que se interponga en su camino. 
Por esta razón, en los mundos donde esta clase de criaturas existen estos deberían estar preparados de alguna forma para o bien defenderse de ellos o bien distanciarse de sus territorios. Por desgracia esta no es siempre la tónica habitual cuando hablamos, por ejemplo, de dragones. Estos suelen aparecer en la fantasía medieval que, muy reducido al absurdo, representa un medievo estereotípico con magia y dragones. En obras como puedan ser Skyrim o Canción de hielo y fuego donde los dragones llevan siglos extintos, es entendible que las sociedades hayan bajado la guardia con respecto a estas criaturas, pero en el primer caso no hay una razón real para que las ciudades no hayan heredado alguna clase de defensa anti dragones, ya sea a través de materiales para la construcción o armamento del tipo de los arpones o cañones, pero, por ejemplo, Carrera Blanca sería fácilmente arrasada por un dragón en una sola pasada. Quizá Markath sea de las pocas preparadas para sobrevivir a un ataque dragoniano, pero no gracias a sus gentes, sino a la raza que habitaba las minas que ellos ocuparon.

Además, por otro lado, la existencia de estas criaturas podría y debería condicionar la economía de su mundo ya sea a través de la venta de sus huesos, escamas y pieles como a través del desarrollo tecnológico para hacerles frente. La guerra siempre ha sido un fuerte motor para el progreso y este caso no debería de ser menos. 
Esto queda perfectamente plasmado en Pacific Rim donde la humanidad, como dicen en la película, “ha creado sus propios monstruos” para combatir a los kaijuu, unas criaturas descomunales que tratan de, presumiblemente, arrasar la Tierra. De esta manera, el mundo que nos presentan ha evolucionado moldeándose en torno a estos monstruos. La tecnología se centra en mejorar el armamento y diseño de los jaegers, buscar una forma de destruirlos de una vez o tratar de contener su avance. Y, por si fuera poco, en Tokyo (y asumo que en otras ciudades) los esqueletos de kaijuus han sido integrados en el paisaje de la ciudad y sus órganos vendidos como reliquias en el mercado negro por auténticos picos.

Mención especial al MCU por mostrar en el primer capítulo de su serie Agents of S.H.I.E.L.D que tras los eventos de Los Vengadores se han hecho figuritas y demás de los héroes en cuestión.

El mundo patriarcal:

Verlo en fantasía ya me hace apretar los dientes porque sé qué me voy a encontrar: un mundo de hombres activos y mujeres pasivas vendidas como trozos de carne. Pero encontrarlo en la ciencia ficción o en obras futuristas/distópicas como pueda ser Arena roja de Gema Bonnín, ya me duele muchísimo más. Pero a lo que iba, en esta clase de obras es ya un clásico que ese sistema patriarcal estereotípico sea un “calco” de nuestro medievo, pero que no esté realmente explicado por el contexto de ese mundo en cuestión. Es como ponerle desarrollo militar a una ciudad ermitaña y pacifista que jamás han conocido la guerra. No tiene sentido. Usar un sistema como este por más que creamos que lo conocemos, tiene muchas implicaciones más allá de decir: “los hombres a la guerra y las mujeres a fregar y parir” porque no. 
No pido que sea un contexto sobre explicado con altas dosis de info-dumping, pero sí un mínimo de coherencia interna. Es tan sencillo como una referencia religiosa aquí o una canción allá. Cualquier cosa del folclore del mundo que me permita saber como lector por qué las mujeres no pueden estudiar o porque tienen vetada la magia. Necesito saber qué justifica que sean tratadas como son tratadas por la sociedad. ¿Hay alguna clase de mito que habla de que ellas trajeron el mal a los mortales y por ello son condenadas para toda la eternidad? ¿Es porque se entiende que sólo existen como forma de engendrar más hombres? ¿Es porque representan estándares contrarios a los de todo machombre que se precie? Necesito saber qué lo motiva, porque no conocemos ese mundo.

¿Es que nadie va a pensar en el ocio?:

Pegar tiros contra hordas de aliens es algo agotador y ¿qué tenemos para poder evadirnos unas horas? Eh… esto… ¡dormir! No lo he pensado bien. Esto suele pasar mucho en ficción. ¿Cómo se relaja la gente después del trabajo/estudio? ¿Qué opciones de ocio tienen? Los juegos de cartas o estrategia son el recurso más típico tanto en la fantasía como en la ciencia ficción, pero esta última puede ofrecer un abanico de opciones muchísimo más amplio con el que jugar. Pueden ser carreras de naves, deportes de balón (que no plagios del fútbol o derivados), literatura, cine, música… Porque, cuando uno se asoma a algunas obras de CF, nos encontramos con que la música no parece existir o que nunca han tenido televisión, pero sí pantallas holográficas que muestran anuncios en bucle. Es decir, la tecnología que requiere una televisión y todo lo que la envuelve no es lo más sofisticado hoy día y menos debería serlo en futuro donde hay viajes interplanetarios o incluso IA completamente autónomas. 


Y esto es todo por hoy. Espero que os haya gustado y os pregunto: ¿qué detalles creéis que la ficción pasa por alto?

___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter


¿Quieres seguir apuntalando tu mundo? Estos son el resto de artículos sobre worldbuilding:

7 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la entrada. Me encanta leer sobre worldbuilding. Los pequeños detalles son lo que marca la diferencia entre un mundo creíble y uno que cojea.
    Creo que en fantasía, sobretodo la ambientada en mundos completamente creados por el autor, faltan detalles sobre el arte. Es decir, en los castillos y otros lugares donde viven los dirigentes con un alto nivel adquisitivo debe de haber retratos de los gobernadores, reyes o sus antepasados. ¿Quién es el pintor de esos cuadros? debería ser alguien con cierta importancia si se dedica a retratar a las grandes personalidades. Lo mismo me ocurre con las esculturas que adornan las capitales del reino, o los altares religiosos con sus enormes efigies de dioses, o cualquier otra cosa por el estilo. Podemos oír hablar de un gran constructor a menudo, pero el pintor de la corte debería aparecer de vez en cuando en algún acto.
    Siempre hay excepciones pero lo suelo echar en falta a menudo.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Totalmente de acuerdo!

      Hace nada subió un blog un artículo acerca de esto (No sé si es spam pasarlo, pero igualmente lo hago (?): http://www.malvael.com/2016/11/el-arte-en-la-fantasia.html. Y ya no solo en el arte "visual", las pocas veces que se nos muestra música en la fantasía (De CF no hablo porque he leído muy poquito, no aparece ninguna mención a un autor, normalmente en la excusa de que la música en gran parte del Medievo era anónima, ni siquiera trovadores o juglares importantes o destacados ¡Nada!

      El arte es algo muy poco explotado en la literatura (Aunque suene muy paradójico) y se desaprovecha muchísimo la increíble cantidad de oportunidades que ofrece.

      Eliminar
  2. Loganrkyle ya lo comenta y tiene razón, hace faltan más de ese tipo de detalles en las historias. Enriquecerían las historias.

    Algo en lo que me fijo yo mucho últimamente es en cualquier soporte gráfico: carteles, poster, portadas de libros...me gusta mucho cuando un videojuego tiene en cuenta estos detalles. Dishonored lo hacía pero Bioshock me tiene fascinada. Tiene de por sí unos escenarios muy trabajados pero también cuenta con este tipo de detalles: los carteles de publicidad, las marcas de los productos que encuentras, los diferentes luminosos...

    Supongo que es algo más sencillo de conseguir en audiovisual que en formato escrito, pero comentar este tipo de detalles de vez en cuando, daría un plus extra al mundo que estás creando

    ResponderEliminar
  3. Quería responder al otro comentario antes de dejar un comentario directo (?).

    Lo del tema de los dragones es algo que siempre me ha molestado, no sé, da la impresión de que a la gente le da igual que ¡malditas "lagartijas" asesinas que destruyen TODO! estén pululando a su alrededor: "Bah, les damos un par de vírgenes (mujeres) y yahta".

    Aprovecho la "cita" para comentar lo del tema del patriarcado. Creo que la representación que tiene la mujer en estas sociedades patriarcales surge principalmente de la falta de análisis y de investigación; es decir, es cierto que en el Medievo europeo una mujer promedio estaba educada como un "objeto de parir" (y más cosas, pero me entiendes), pero mostrarla como un objeto paciente sería errar estrepitosamente. Además, creas un maldito universo de magia, ¿¡Y no puedes eliminar el patriarcado!? Hasta luego, maricarmen (Perdón por el meme).

    Y bueno, lo del ocio y el arte ya lo he comentado, así que... ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Excelente y muy cierto comentario en relación a los detalles en torno a los mundos y culturas literarias, para tenerlo ciertamente en cuenta.

    ResponderEliminar
  5. ¡Buenas!

    Cositas así siempre te hacen reflexionar y buscar detalles en los libros. Por ejemplo, releyéndome Juego de Tronos para un artículo, me he parado a pensar y creo que no recuerdo demasiados entretenimientos (hay juglares y bufones, y Sansa cose y alguien, no recuerdo quién, leía. Y está el gran torneo, claro, pero es algo excepcional. Todo lo que se muestra es externo y poco intimista) porque todos están demasiado ocupados con el drama que están viviendo y en JdT casi no hay respiros. Pero es cierto que cosas así se echan en falta.

    Como Pacific Rim se inspira (por no decir copia)a Evangelion diría que este es un ejemplo bastante superior porque se muestran opciones aparte de los EVA, cómo ha afectado al mundo la presencia de los Ángeles y las ciudades hasta se han adaptado también a los mismos, pero no voy a ser demasiado mala (?????). Supongo que otro gran ejemplo sería Metro 2033 y cómo vive la gente en el metro. Pero en el caso de Skyrim no hemos de preocuparnos, siempre podemos sentarnos a ver cómo los propios ciudadanos se cargan a los dragones sin esfuerzo(?). Pero sí, en general son detalles que faltan, bien porque no se han pensado o porque se prefiere el drama.

    Sobre el machismo qué decir, si ya lo has dicho todo. Da asco abrir los libros en muchas ocasiones.

    ¡Un gran artículo!

    Atte. Rika~

    P.D.: muchas gracias por el enlace <3.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... No, Pacific Rim ni copia ni se inspira en Evangelion de manera alguna. La inspiración de Guillermo del Toro fueron los primeros animes del género Gundam que empezó en 1979 "Mobile Suit Gundam" y se puede resumir en robots gigantes que se lían a tortas con monstruos gigantes que tienen reminiscencias físicas a animales o criaturas como Godzilla. Evangelion tomó esta base y le dio un giro más noventero llevándolo a una estética más estilizada y cibernética, pero el concepto, la esencia, es exactamente la misma. En resumen, Pacific Rim y Evangelion son obras hermanas, no una clon de la otra.
      Respecto a Skyrim, ya lo dije, llevaban siglos sin dragones y los dieron por mitos, cuando sus ancestros lo que hicieron fue mandarles el marrón a sus progenie futura. Pero sí, en general los detalles se echan de menos siempre.

      Un saludo.

      Eliminar