13 de noviembre de 2016

Mujeres en la ficción: ¿Cómo son?

Creo que no es difícil adivinar de qué aspecto voy a hablaros hoy. Como siempre, lo primero es lo primero. La mujer que encabeza esta entrada es Ahsoka Tano del canon de Star Wars, donde es un personaje importante para la Alianza Rebelde. Es uno de los pocos personajes femeninos que he podido ver crecer y evolucionar. La conocimos en The Clone Wars con catorce años, por aquel entonces era una padawan arrogante, indisciplinada, temeraria, pero también con una gran visión espacial y una sorprendente capacidad improvisación y avidez de conocimiento, aunque demasiado impaciente como para sacarle provecho. A lo largo de la serie vemos como empieza a trazar mejor sus acciones y aprender a sobrellevar la derrota.

Para cuando llegamos a Rebels, ella ya tiene unos treinta y su evolución es palpable, a pesar de no saber mucho de esos dieciséis años que nos faltan en medio (lo sabemos por la novela Ahsoka de E. K. Johnston, pero me lo callaré por los spoilers). Ahora estamos ante una mujer muy distinta, aunque mantiene ese férreo sentido de la justicia, no así la impulsividad que la caracterizaba cuando era adolescente.
¿A dónde quiero ir a parar con este discurso? Las mujeres en la ficción no suelen tener este pasado o desarrollo personal si no depende de un hombre. Porque Ahsoka se ha hecho a sí misma. Parafraseando a Lassa Rhayme en Kindred spirits de Christie Golden: Ahsoka es su propia mujer.
Corregidme si me equivoco, pero poniendo por delante que la ficción es un mundo de protagonistas masculinos con todo el pack que ya nos sabemos de memoria, el sitio que queda para desarrollar en condiciones personajes femeninos es escaso. Cuando se hace levanta ampollas, lo cual es toda una delicia, pero no es tan habitual como debería. Aun así, tenemos personajes femeninos muy buenos que se definen por sí mismas y no en base a un hombre. En su pasado puede haberlo, como es el caso de Furiosa con Immortan Joe, pero este no define quien es, sólo es parte de su pasado.

Además, añadimos a esta sopa que las mujeres tienen sus roles muy limitados en la ficción, siendo muchas veces, tropos aparte, “parejas de”, “amigas de” o “hijas/madres de” un hombre. Y dentro de estos roles, tenemos que sólo si son madres pueden ser mujeres que peinen canas o vistan arrugas. ¿Acaso no tenemos multitud de obras con hombres ya mayorcetes todos los años (o casi)? Igual va siendo hora de que igualemos la situación.
Como nos cuenta Rocío Vega en “La medida de la badass” hay ejemplos de mujeres “maduras” que existen y no son la “madre/abuela de”, o no sólo, sino que como Olenna Tyrell de Canción de hielo y fuego, Leia Organa en Bloodline de Claudia Gray o Ana de Overwatch, son personajes activos en las obras a las que pertenecen sin que su edad interfiera en ello. Estas tres mujeres que he mencionado da la casualidad que son madres, pero por encima de ello son veteranas, cada una en lo suyo. Son mujeres interesantes y curtidas.
Por desgracia, no todo es siempre tan bonito, pues a menudo se entiende como un buen personaje femenino aquel que no tiene sentimientos y va por todos los sitios a puñetazos. Es decir, están trasladando el prototipo de masculinidad al completo. Y esto es un auténtico error porque traslada la idea de que para hacer un buen personaje femenino hay que hacer un hombre y despreciar “lo femenino”, lo cual es como poco misógino. 

El pack de hombre patriarcal no es ni de lejos correcto y nunca debería ser un modelo a seguir para nadie. Menos todavía si lo que se quiere hacer es enfrentarse al mismo patriarcado y modificar la forma en que contamos las historias. Se puede hacer un personaje que sea borde como autodefensa, que le cueste expresar sus emociones pero que las tenga, o que simplemente sea tangible.
Una de las series de mi infancia es Xena, la princesa guerrera y yo recuerdo a una mujer de carácter duro que estaba 24/7 partiendo lanzas al vuelo con su espada o sacando a pasear al mayor rival de las leyes de la física: el chakram. Por encima de eso, también recuerdo a una mujer a la que he visto defender a los débiles, llorar, reír y ¡tener amigas, el acabose! Porque sí, Xena es una mujer violenta y agresiva, pero no por ello es una autómata sin sentimientos.
En la ficción vemos estas malas representaciones continuamente y, cuando miramos a los personajes masculinos que nos gustan, vemos que casi todos se cortan por el mismo patrón, sólo cambia el vestuario. En cuanto un héroe o un villano se sale de esa norma, ya es tildado, en un alarde de genuina homofobia, de que es gay porque es femenino. Como fan de Star Wars que soy, no puedo evitar mencionar a Kylo Ren de El despertar de la Fuerza, que tiene pataletas y emociones, frente a un Vader de la trilogía original que no era más que una figura amenazante y agresiva sin emoción alguna, pero que a diferencia del primero, “no era femenino”.

A lo que voy con esto, es que no podemos esperar prosperar si cortamos a las mujeres de ficción por el mismo patrón. Un personaje fuerte no es uno que se pueda resumir en agresividad y falta de emociones, ese modelo no sólo es irreal, sino que es tóxico. Puede y debe tener emociones. Que actúe conforme a lo que su ética le dicte y no porque creamos que tal o cual es “menos propio de un personaje femenino fuerte”.

Ahora quiero saber ejemplos vuestros de mujeres de la ficción que sean ejemplos a seguir a la hora de crear personajes. Así que decidme, ¿qué personajes añadiríais a los ya mencionados?

___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter


Más entradas sobre el trato de las mujeres en las obras de ficción:

2 comentarios:

  1. Casca, por ejemplo, que la he mencionado alguna vez, aunque casi que únicamente -de momento- en el arco de Edad Dorada.

    Ahora estoy leyéndome el manga de Black Lagoon para darle un repaso a la historia -me vi el anime-y lo cierto es que para el tipo de historia que es, hay bastantes mujeres que se salen un poco del tiesto. Revy que es la protagonista me gusta pero aún más Balalaika: http://surbrook.devermore.net/adaptationsanime/bl/balalaika.jpg http://vignette2.wikia.nocookie.net/lagooncompany/images/1/1f/Balalaika_manga.jpg/revision/latest?cb=20130907011115

    Lo único que la historia es un manga y tú sabes a lo que no se escapan los personajes femeninos. De hecho creo que tengo demasiadas esperanzas con que en el manga mejoren cierto aspecto del pasado de Revy. El clasicazo de violencia a las mujeres...

    Y buscando imágenes de Balalaika Google me ha recordado a otra señora que la comparan con la rusa y casi que entiendo por qué xD: Sir Integra Fairbrook, de Hellsing. Tienen un perfil parecido dentro de sus respectivas historias, mujeres maduras, fuertes y que lideran su grupo/empresa/trompas

    Por completar, pues Ada Wong de Resident Evil -los juegos of course-, Jessica Jones aunque no haya terminado de ver aún la serie y estaba pensando en Korra pero creo que la mayoría de mujeres de Aang merecen la pena, incluso las villanas

    ResponderEliminar
  2. Mira que leí una novela llamada Dragún donde la prota resulta ser la hija de un Rey al que matan y ella se alía con Dragones para vengar la muerte de padre. A medida que avanza y aunque no es explícito el exhaustivo entrenamiento que hace, siendo aún joven (20) es algo como ahsoka, sin embargo paga caro ciertas imprudencias y aunque en un punto parece florecer en ella un sentimiento hacia un hombre (hay un por que, que no tiene que ver con lo usual) no se llega a completar nada. Sin embargo, y aún no estoy seguro, la siento una Mary sue. Simplifico el argumento, pero la historia vale la pena

    ResponderEliminar