11 de octubre de 2016

Reseña: Tatüaje

-
Autor: Audrey Hawes-Mayayo.
Editorial: Bubok Publishing.
Nº de páginas: 170.
Idioma: Castellano.
Precio: 13'98€ (tapa blanda)/5€ (digital).
Género: Suspense.
ISBN: 978-84-686-2212-5.









Sinopsis fragmento:

Un hijo es siempre la mayor felicidad para una madre: Cuidarle, verle crecer, crecer con él... 
También fue así en algún momento para Nora, que nunca hubiera sospechado que su hijo fuera a ser el más grave error de toda su vida. Un ser inteligente, manipulador y a la vez manipulado cuya sed de venganza se centra en su madre. 

Odio y amor, torturas, víctimas que tal vez no lo sean y cómplices involuntarios. Una vida marcada por el dolor de un tatuaje, y una pregunta cuya respuesta no es fácil de asimilar: ¿Por qué?

Querida Martina:

Desde mi pequeña prisión, apoyada en la absurda soledad controlada y el aislamiento, escribo en parte para mitigar el aburrimiento la historia de mi vida, tal cual sucedió.

Personajes:

Aunque posee varias, es Nora la única que está trabajada realmente. El resto se me antojan algo prefabricados, pero a pesar de ello funcionan bien en la historia y no tengo especial problema con ellos.

Hablando de Nora, no me cae nada bien, no me entendáis mal, es un buen personaje, pero es una mujer alienada que destila clasismo y superioridad moral en cada una de sus frases. Sus reacciones a lo que le ocurre son, en su mayoría, muy humanas. Siente miedo y responde a él de forma lógica para una mujer como ella.

En cuanto a Alejandro… Es un sociópata y un maltratador de manual que abusa de las personas de su entorno usando todo lo que tiene a mano. No se preocupa por las consecuencias de sus actos ni por aquellos a los que agrede.

Trama:

Esta es la historia de una mujer anulada como persona por su hijo, que se hace con el control de cada aspecto de su vida. Nora es humillada y maltratada a muchísimos niveles sin comprender sí quiera por qué es el objetivo de todo ello.


La novela, como he dicho arriba, es una historia de abuso, de violencia de género. La forma en que la autora lo trata me parece correcto. En ningún momento justifica o banaliza la situación de Nora. Audrey no se corte al relatarnos la clase de horrores por los que la protagonista pasa, pero sin llegar a recrearse en ellos como se puede ver en otras obras.

Cubierta:

Ese tatuaje, que da nombre a la novela, es un elemento importante y la cubierta lo llena de simbolismo. Así que no podría haber otra mejor.

Valoración:

La historia en sí es bastante buena, pero a veces se ve perjudicada por un ligero atropello en los sucesos. Esto se hace tangible sobre todo hacia el tercio final de la novela donde todo parece resolverse de forma demasiado apresurada. Unas pocas páginas más habrían ayudado a asentarse mejor el desenlace.

Una de las cosas que más afean la novela son pequeño agujeros de guion aquí y allá, pero sobre todo uno bastante grande que afecta a Alejandro. Él dispone de una serie de «cosas» (no diré qué por evitar spoilers) que alguien de su edad y con su recursos jamás podría adquirir y menos ponerlos en los lugares donde los pone. No se nos ofrece más explicación que repetidos: «no sé de dónde los habrá sacado».

Las motivaciones de Alejandro son inverosímiles y no explican por qué hace lo que hace.

La maquetación y corrección de la novela son terribles, dando la sensación de ser inexistentes en algunas partes. Tras hablar con la autora he podido saber que es culpa de Bubok al no cumplir con su parte del acuerdo que incluía estos aspectos.
Fuera de toda puntuación, el final me pareció horrible. Lo vi como la gran oportunidad perdida de dar un buen mensaje positivo (y necesario) sobre la situación de Nora.

___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario