4 de octubre de 2016

Reseña: Star Wars: Lost stars

Autora: Claudia Gray.
Línea: Viaje a El despertar de la Fuerza.
Época: Era del alzamiento del Imperio - Batalla de Jakku.
Editorial: Egmont.
Nº de páginas: 551.
Idioma: Inglés (disponible en castellano).
Precio: 11€.
Género: Space opera.
ISBN: 978-1-405-27788-4.






Sinopsis y primer párrafo:


El reinado del Imperio Galáctico ha llegado a Jelucan, uno de los planetas del Borde Exterior, donde el aristócrata Thane Kyrrell y la aldeana Ciena Ree comparten la misma pasión por el pilotaje. Años después, su sueño se hace realidad cuando ambos logran entrar a una de las más prestigiosas academias imperiales. Sin embargo, las ilusiones de Thane se acaban cuando se convierte en testigo de las terribles tácticas que el Imperio utiliza para demostrar su poderío. Resentido y decepcionado, se une a la aún joven Rebelión.

Ciena tendrá que enfrentarse a la insoportable realidad de tener que decidir entre su lealtad hacia el Imperio o el amor que siente por el hombre que conoce desde que era niña.

Por primera vez, Ciena y Thane se encuentran en facciones opuestas de una misma guerra. Los grandes amigos son ahora enemigos. ¿Encontrarán la manera de estar juntos o su deber los separará, al igual que la galaxia entera?

Una nave atravesó el cielo de pizarra sobre su cabeza, tan rápido que no fue más que una línea de luz y un chillido distante casi perdido en el viento.

Personajes:

Ciena Ree: Nacida en los valles de Jelucan, al igual que su gente, posee un poderoso sentido del honor. El cuál le hará aferrarse a su juramento de lealtad al Imperio a pesar de que ella llegue a dudar de su verdadera bondad. Arraigada en las viejas costumbres, cree en la Fuerza y en que esta une a la galaxia.
Desde pequeña deseaba ser una oficial imperial y poder servir a la galaxia para ayudar a salvaguardar la paz. Soñadora e ingenua, Ciena sólo ve el lado bonito del mundo.

Thane Kyrell: Nacido en las montañas de Jelucan, es lo opuesto a Ciena en términos de honor. Aun siendo un crío, dudabas de las historias que contaban sobre la Antigua República. No creía que fuera un régimen de terror, pero tampoco que fuera bueno. Es cínico y escéptico por naturaleza. 
Desde pequeño deseaba unirse al Imperio para dejar Jelucan atrás y con él a su padre, que lo maltrataba y cada vez tardaba más en detenerse. ¿Cuánto tardaría en matarlo?

Nash Windrider: Aunque al principio es sólo un secundario más que aparece como compañero de cuarto de Thane en la Academia Imperial, termina convirtiéndose en un personaje muy interesante debido a su evolución. 

Los segundarios son variados y ninguno está estereotipado, son personas. Mientras que Jude Edivon es analítica e introvertida, Kendy Idele es la alegría del grupo. Tenemos otros como Lohgarra, la wookie blanca que trata a su tripulación como si fueran sus hijos. 

Trama:

Podría decirse que es un paseo por la trilogía original hasta un año después de El retorno del Jedi. En este paseo, en lugar del punto de vista de la Alianza Rebelde, vemos los acontecimientos de Una nueva esperanza desde el lado imperial. Se nos cuenta cómo funciona el Imperio y cómo adoctrinan a los cadetes para pensar que la Alianza son terroristas que tratan de acabar con la paz maravillosa que el Imperio ha traído.

A partir de El Imperio contraataca, vemos la guerra desde ambos bandos: el lado Imperial de Ciena y el Rebelde de Thane. De esta forma, la autora nos muestra cómo reaccionaron ambos bandos ante la aparición de una segunda Estrella de la Muerte, cuando la primera se suponía que sólo era un medio para acabar la guerra antes de que empezara; y su posterior destrucción. 

¿Qué pasó después de la celebración en la luna de Endor? La novela nos cuenta cómo el Imperio trata de evitar su aniquilación en la Batalla sobre Jakku.

Mundo:

Lost stars nos permite tener una mejor perspectiva de cómo funcionaban ambos bandos y de las actuaciones del Imperio en ese tiempo.

Si hablamos de planetas, sólo puedo resaltar Jelucan, pues juega un papel muy importante en el desarrollo de Ciena y Thane, en su relación entre ellos y con el mundo. Porque Jelucan es un planeta colonizado hacía tan sólo 500 años por exiliados de otro planeta, los llamados «primeros colonos» (first-wavers, pero desconozco la traducción oficial). Estos llegaron sumidos en la más absoluta pobreza, pero consiguieron sobrevivir. Ciena pertenece a esta gente. Tienen costumbres antiguas y desfasadas como llevar prendas en honor a los difuntos o creer que estos «podían ver» a través de sus ojos.
Por otro lado, 350 años después aparecieron los «segundos colonos» (second-wavers) que explotaron las minas del planeta y se enriquecieron con ello. Soberbios, escépticos y ricos, desprecian a los primeros colonos. Thane, en cambio, pertenecía a estos segundos pobladores.

Esa diferencia de mentalidad se ve reflejada en las decisiones que toman ambos protagonistas y en su forma de enfrentar las adversidades. Mientras que Ciena se aferra a ese código de honor del que sólo la muerte puede librarla, Thane rompe su juramento y deserta. 


La representación femenina en la novela es bastante grande. Desde viejas conocidas de la saga como Mon Mothma, que se nos presenta como una mujer admirada por su sabiduría y líder de la Alianza Rebelde tras la muerte de Bail Organa; hasta las compañeras de Ciena y Thane. 
En ningún momento nadie menciona que por ser mujeres no puedan hacer X o Y. Quienes se meten con Ciena en Jelucan es por ser de los valles, nada más. Ciena nunca es sometida a ser una damisela en apuros ni Thane es su rescatador. 

Mención aparte las descripciones asépticas de Claudia Gray. Donde en muchas obras se hace especial hincapié en el físico de las mujeres, aquí la autora describe de la misma manera a todos los personajes, independientemente de su sexo. Sé que Ciena es bajita, de cabellos rizados y negros, piel morena y delgadita. ¿Necesito saber sus medidas de pecho para imaginármela? No, eso pensaba.

Cubierta:

Aquellos que hayan leído la novela sabrán por qué es perfecta. ¿Que se podía haber escogido otra? Claro, las opciones que da la novela son enormes, pero esta tiene un impacto fuerte en la novela. Es la representación de la escena más emotiva y tensa de toda la obra.

Valoración:

Tiene unos personajes humanos y llenos de matices que resultan interesantes desde el primer momento. La evolución de estos es lógica y la misma historia la justifica. Además, la autora los trata con mucho mimo.

El romance entre Ciena y Thane tarda 200 páginas en estallar. Páginas que uno pasa viendo cómo se hacen amigos, cómo se apoyan, cómo Ciena cura las heridas que el padre de Thane le hace... Vemos un lazo real más allá de la atracción. No es hasta muchísimo después cuando ambos son conscientes de sus sentimientos y estos se manifiestan en su primer beso. Como dice Ciena, ellos son primero amigos y siempre lo serán. No dejan de ser amigos para ser amantes.

La historia, que poco o nada tiene que ver con el romance, se desarrolla al ritmo que debe, con varios saltos temporales bien ejecutados y sin descolocar al lector. Es la historia de una galaxia en guerra y de cómo cada persona reacciona ante esta. Unos se envuelven en el fanatismo, otros tratan de cambiar su curso desde dentro y otros destruir al enemigo. Cada reacción es natural y orgánica.

El estilo de Claudia Gray es limpio y preciso. Sus metáforas y descripciones resultan muy evocadoras. La narración es ágil y engancha siendo muy difícil apartar el libro.
Ahora sé por qué es considerada la mejor escritora del canon. Punto adicional que uno sólo necesita haber visto la trilogía original para seguir la obra. Un gesto que se agradece hacia los seguidores que no pueden permitirse abarcar este universo en expansión.

___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario