26 de junio de 2016

Sistemas mágicos: Fullmetal alchemist

Hoy os vengo a hablar del sistema mágico que encontramos en el manga Fullmetal  alchemist de la mangaka japonesa Hiromu Arakawa. 
En esta obra se nos presenta Amestris, un país gobernado por un régimen militar con la figura del Führer a la cabeza del mismo. Con una primera pasada, podríamos deducir que estamos ante una Europa cercana a la Primera Guerra Mundial, no por menos empezamos en 1904. 
Los militares se dividen en dos tipos de activos: los soldados armados y los alquimistas. Estos últimos son los que nos interesan para esta entrada. Los alquimistas son humanos capaces de utilizar la alquimia. ¿Qué es la alquimia? Empecemos:


¿Qué es la alquimia?

En este mundo es un tipo de magia que permite a los usuarios transformar unas materias primas en unos productos finales. Es decir, pueden convertir una losa de mármol en un cuchillo de mármol, por ejemplo. 
La alquimia no sólo permite la creación o la transformación, sino también la descomposición de un producto en sus materias primas.

El proceso que sigue la alquimia es el siguiente:
-Comprensión: Comprender la estructura y las propiedades inherentes de la composición atómica o molecular del material que se transmuta.
-Destrucción: Uso de energía para romper la estructura física del material identificado en un estado más maleable con el fin de ser fácilmente reconfigurado en una nueva forma.
-Reconstrucción: Continúa con el flujo de energía a fin de reformar el material a una nueva forma.

Limitaciones:

La más básica es el conocimiento. No se puede transmutar ni descomponer algo que no comprendes, por ello es la primera piedra del proceso. 
Un ejemplo de esto lo vemos cuando Scar trata de descomponer el brazo derecho de Edward. En la primera ocasión no puede porque calibra para un brazo humano, pero el de su objetivo es de acero. La segunda vez, en cambio, calibra para un brazo de acero, pero en esa ocasión el de Edward estaba hecho de una aleación más ligera para soportar el frío del norte. En ambos casos falla.

Otra limitación la encontramos en la necesidad de un círculo de transmutación. Sin él no se puede realizar la alquimia. Cada tipo de transmutación posee un círculo diferente y el alquimista debe estar sobre este para realizarla.
Una excepción, más o menos, es la alquimia del reino de Xing. Su alquimia les permite activar uno o varios círculos de transmutación a distancia, pero aun así precisan de un círculo que haga de detonador para los demás.

Tabú:

Eso es la madre de los Elric tras ser transmutada.
La transmutación de seres humanos. Este tipo de trasmutación consiste en usar la alquimia para traer a la vida a un ser humano. Pueden ser personas que han muerto o bien mediante la fabricación de un ser humano, tanto da. 
Romper el tabú tiene consecuencias que dependen de cada individuo, pues como nos dicen en la obra: «Dios da la miseria justa para ser desgraciado sin querer quitarse la vida». Esto se entiende mejor con un ejemplo. Edward y Alfonse intentan traer de vuelta a la vida a su madre ¿qué ocurre? Al pierde su cuerpo ya que de esa forma jamás podrá sentir el calor de un abrazo. Ed pierde la pierna izquierda de forma que no pueda avanzar en su camino. Después, Ed pierde el brazo derecho al fijar el alma de su hermano a una armadura, de esta forma no podrá hacer alquimia, pues precisas de ambas manos.
Hay varios ejemplos más e incluso mejores, pero son terreno spoiler.

Atajos:

Kimblee y su sonrisa explosiva.
Los alquimistas estatales suelen llevar artefactos con círculos de transmutación grabados que les permiten prescindir de estos y así poder mantener una lucha más dinámica.
Por ejemplo, Alexander Armstrong usa unos puños metálicos que le permiten transmutar la piedra. Los guantes de Roy Mustang le permiten prender el oxígeno del aire sólo con chasquear los dedos o el brazo de Scar que le permite descomponer cualquier tipo de materia con solo tocarla.
Hay otros alquimistas como Isaac McDougal o Kimblee que siguen usando círculos y poseen la necesidad de juntar las manos, pero los tienen tatuados de forma que se evitan la necesidad de dibujarlos.

Rompiendo el sistema:

Alquimia sin círculo
Si obtienes una piedra filosofal, puedes saltarte el intercambio equivalente a la torera. Este artefacto funciona como una tarjeta con fondos casi ilimitados que paga por toda transacción alquímica permitiendo traer los muertos a la vida e incluso convertir la piedra en oro, pero aún necesitas comprender la materia. Por eso sólo un alquimista médico puede hacer transmutaciones humanas con ella, por ejemplo.

Por otro lado tenemos a aquellos que han roto el tabú. Estos reciben una de cal y otra de arena. Sí, son castigados con miserias, pero a cambio también reciben la capacidad de hacer transmutaciones sin necesidad de círculo. Lo cual es una gran ventaja.


¿Qué os ha parecido? Contadme en los comentarios.

___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter


¿Quieres más ejemplos sobre sistemas mágicos? Aquí tienes algunos más:

6 comentarios:

  1. Guay el análisis, aunque yo corregiría un par de detalles: No es que no necesiten círculo, es que ellos forman el círculo con las manos. Y lo de la transmutación humana y el cambio equivalente con la piedra filosofal entra en el terreno del spoiler, pero también lo metería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que con sus manos forman el círculo o que no necesitan un círculo dibujado, viene a ser lo mismo para lo que quería resaltar. Es más, señalar que ellos son el círculo me resulta tocante al spoiler. Trato de dejar estas entradas lo más libre de spoiler que puedo porque cumplen una doble función: ejemplifican y promocionan. No quiero spoilers aquí.

      Eliminar
  2. Ay, Arakawa... Mi mayor heroína del siglo XXI. Qué placer ver que la traes al blog XD

    Lo que siempre me encantó de la alquimia de Arakawa es algo que comparte con la alomancia de Sanderson: es enormemente racional. El poder nunca sale de la nada ni es ilimitado, y el concepto del "intercambio equivalente", que es lo que hace que todo funcione, se lleva siempre hasta las últimas consecuencias (como vemos en la gente que rompe el tabú intentando jugar a ser Dios, o incluso en la propia Piedra Filosofal, que está lejos de ser la maravillosa panacea que se da a entender en un primer momento). Toda la vertiente científica y las normas internas que tan bien has comentado le dan aún más solidez al sistema, haciéndolo lógico y creíble. Incluso el detalle de la alquimia sin círculo de trasmutación está explicado y bien argumentado (como dice Guille, el propio alquimista se convierte en círculo al haber visto la Puerta). Cuando yo me enganché a FMA, hace un buen puñado de años, venía de la tradición pottérica, donde todo pasaba un poco porque sí, y el cambio de tono y de planteamiento me impactó y me enamoró en el acto. Ahí está lo que puede conseguir un sistema mágico bien estructurado sobre una base sólida y seria.

    Y quizá uno de sus mayores puntos fuertes sea el tabú de la transmutación humana. A veces nos acostumbramos demasiado a pensar que con magia se puede solucionar cualquier cosa. Los propios Ed y Al pensaron así cuando intentaron resucitar a Trisha. Pero es muy fuerte cómo Arakawa rompe con esa idea y nos la tira a la cara. No, la alquimia es ciencia. Se basa en reacciones químicas, transformación molecular, pero no puede crear cosas intangibles. Y una persona no es sólo carne y hueso, tiene también un componente metafísico (alma/espíritu/personalidad) que está más allá del alcance de la alquimia y que no se puede recrear de forma artificial. Por eso las cosas que pierden los que la intentan no son sólo materiales, sino también simbólicas: la calidez de Al y la fortaleza de Ed, cosas que heredaron de Trisha y que, aun así, siguen sin ser suficientes para traerla de vuelta, porque no se puede. Todas las implicaciones, el subtexto que hay detrás de este sistema, no es precisamente moco de pavo, y eso es lo que lo hace tan genial. La enorme profundidad y complejidad que le dio a Arakawa.

    También es un gran giro de tuerca que existan dos corrientes diferentes, el "renkinjutsu" de Amestris y el "rentanjutsu" de Xing, no sólo con sistemas tan opuestos, sino también con ideologías enfrentadas en su propia concepción. Si no recuerdo mal, la alquimia de Amestris era un sistema agresivo, basado en una manipulación más invasiva, mientras que el rentanjutsu se daba un aire a la filosofía del feng shui, una alquimia que se servía del flujo de la naturaleza, en vez de violentarlo. Así que resulta que las corrientes de magia en FMA, ADEMÁS, daban pie a dos filosofías y formas de entender la vida completamente diferentes (por si no estaba ya bastante bien cohesionado el worldbuilding).

    Vamos, que es un ejemplo estupendo de sistema de magia bien trabajado y presentado. Este año es el 15º aniversario de la publicación de FMA, por cierto, así que planeo una relectura total del manga con sus correspondientes reseñas en cuanto pase el verano. Ahora me han dado más ganas todavía de hincarle el diente XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es maravillosa, es mi manga preferido y el segundo anime que sacaron es muy disfrutable.
      Pensamos igual, yo planeo reseñar la obra entera, no por tomos. Así que te leeré por curiosidad.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. No lo he leído porque he entrado y he leído el primer párrafo y me has vendido la serie así que me haré una maratón cuándo termine con Dragon Ball Z y vendré corriendo a terminar de leer tu análisis del sistema mágico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece correcto, pero busca el anime Fullmetal alchemist Bortherhood, ese es el bueno.

      Eliminar