30 de mayo de 2016

Sistemas mágicos: Crónica del asesino de reyes

Esta de una de esas sagas que apenas necesitan presentación. En ella Patrick Rothfuss nos presenta dos sistemas: la Nominación y la Simpatía. De la primera se descubre bastante en El temor de un hombre sabio, pero aún quedan muchos flecos. Así que, de momento, me dedicaré sólo a la Simpatía. ¿Preparados? Comencemos:

¿En qué consiste?

Según Abenthy, el primer arcanista que encontramos en la saga, la Simpatía establece que cuanto más parecidos son dos objetos, mayor es su relación simpática. Cuanto mayor es la relación, más fácilmente se influencian uno a otro.
La Simpatía se basa en la vinculación de objetos (el caso más habitual) o de personas entre sí para conseguir diferentes fines. Uno de los ejemplos más repetidos a lo largo de las novelas corresponde al vínculo más básico: de dos objetos similares. Vinculando dos ramas consigues que al mover una, la otra la imite. 
La Simpatía sigue tres principios: 

Correspondencia: A más parecidos son dos objetos, más fuerte será su vínculo. Así el vínculo entre dos metales será mayor que entre una barra de metal y un tubo de vidrio.
Consanguineidad: Una parte de algo puede representar a la totalidad del objeto del que procede. Con una gota de sangre o un pelo puedes cocer vivo a una persona entera cociendo sólo esa muestra.
Conservación: La energía ni se crea ni se destruye, sino que se transforma o se transmite. Esto se ve muy buen con el Sin Sangre que aparece en El temor de un hombre sabio. Este es un aparato que elimina la energía cinética de las flechas, de forma que estas dejan de ser efectivas; pero la energía que estas contienen pasa a otra sección de aparato que sufre el impacto que correspondería a la persona.
Limitaciones:

La primera de todas es el número de vínculos que un arcanista es capaz de «sostener» al mismo tiempo. Esta limitación viene determinada por la fortaleza del Alar del individuo. El Alar es una disciplina metal que ayuda a encontrar vínculos y sostenerlos. Cuantas más veces eres capaz de partir ese Alar, más vínculos puedes sostener a la vez. Es una habilidad que se puede desarrollar, pues Kvothe va aumentando este número a lo largo de las dos novelas. 

Otra es la fuente. Los vínculos más elaborados que el ya mencionado «rama-rama» precisan de una fuente de energía. Aunque puede usarse un fuego como fuente, la más habitual es el propio calor corporal del arcanista, pudiendo caer este en un estado hipotérmico.

Y otra es, por supuesto, la clase de materiales que se quiere vincular.

Tabú:

Lo más parecido es la norma que poseen en el Arcano sobre la felonía. Se prohíbe el uso la Simpatía contra una persona.

Exploits:

La sigaldría es una disciplina que hace uso de la Simpatía para fabricar objetos como lámparas o devoracalores. A través del uso de runas, permite vincular de forma casi perpetua materiales de diferentes naturalezas permitiendo así la creación de artefactos complejos. Además, permite sostener un gran número de vínculos sin que el arcanista deba usar su Alar o una fuente de energía propia.

Rompiendo el sistema:

La sigaldría podría incluirse en esta categoría en el sentido de que permite a los usuarios ajenos a la simpatía usar estos artefactos. El Sin Sangre, por ejemplo, es un artefacto simpático fabricado mediante la sigaldría que les permite a los comerciantes protegerse de las flechas de los bandidos sin que esté un arcanista presente. 


Aunque el sistema de Crónica del asesino de reyes es algo más complejo, creo que queda en la mesa que es un sistema diferente a lo habitual. Decidme, ¿cómo es el vuestro?

___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter


¿Quieres más ejemplos sobre sistemas mágicos? Aquí tienes algunos más:

Control: Avatar, la leyenda de...
Alquimia: Fullmetal alchemist
La Fuerza: Star Wars.
Elementalismo: Leyendas y elementos

8 comentarios:

  1. Una gran entrada, como siempre.

    Esta saga es una de mis favoritas, sin ningún tipo de dudas, es más, llegaría a decir que no he leído nunca tantas veces unas novelas.

    La simpatía me gusta porque Rothfuss coge la magia y todo su esplendor y la intenta racionalizar para dar a entender que no es algo tan maravilloso, sino que es ciencia y que esta es la verdadera magia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es justo lo que me maravilla de la Simpatía. Lo hace incluso con la Nominación, a su manera, pero deja el regusto de que es menos fantasioso de lo que cabría esperar. Soy muy fan de esta concepción de la magia, en lugar de tantos pases y palabras extrañas.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Muy bien explicado. Si algo me gustó de la simpatía era que era muy "científica", con una gran limitación pero al mismo tiempo un gran potencial. Maravillosa entrada, cuervo ^^ ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. A mí también me encantó el cientificismo del sistema mágico de la Crónica, aunque es cierto que yo esperaba algo más "mágico". La nominación promete ser muy interesante, aunque no tiene el aura de "real" y "ciencia" que tiene la simpatía. ¿Soy la única a la que le gustaría ver una revolución industrial en el mundo de Rothfuss?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me había planteado lo de la revolución industrial, pero es una idea que ha de hacer. ¿Sabes cómo meterle ideas a un escritor en la cabeza? Es para un amigo ¬.¬

      Eliminar
  4. A mi lo que más me gustó de esta saga -bueno, mentira, me gustaron mucho muchas cosas- es que el sistema mágico en realidad es un sistema prácticamente científico. Eso me gusta, le da verosimilitud. La magia deja de ser algo inexplicable a tener toda una serie de normas y reglas que seguir para poder practicarla. La verdad es que me gusta mucho este sistema *_*

    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  5. Buena entrada, veo que te caló hondo lo de los exploits XD
    La verdad es que el SinSangre no funciona exactamente así: Un muelle de trampa de oso se vincula a la flecha cuando detecta su proximidad a una gran velocidad y envía la energía de la trampa al saltar contra la flecha en dirección contraria. Eso suele ser suficiente para detener la flecha e incluso impulsarla hacia atrás.

    Uno de mis sistemas de magia tiene unas reglas bastante laxas, pero como no se utiliza demasiado en la historia y está solo en manos de unos pocos, no creo que se rompa la historia por ello. Hay algunas limitaciones, por supuesto, y sus capacidades están definidas... pero hay otro sistema de magia que se utiliza más en esa novela, y está mucho mejor trabajado.
    Oye, pues molaría que analizases mis sistemas de magia cuando quede poco para publicar una novela mía, para darle más fuerza al hype train. Aún espero tu colaboración, por si ya se te ha ocurrido alguna idea. Puedo buscarme algo sobre sistemas de magia para tu entrada, si quieres ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que el Sin Sangre es más complejo que eso, pero era o simplificarlo al máximo o explayarme muchísimo en algo que no va mucho con el tema de la entrada.

      Lo analizaría encantado, eso sí, para la entrada en cuestión tendría que buscar alguna imagen con un personaje de espaldas, porque llevo dos entradas con esa tónica y tengo dos más guardadas que siguen el mismo patrón.
      No se me ha ocurrido nada, pero algo de sistemas mágicos siempre da juego. Tu enfoque de las mecánicas era una joyita.

      Un saludo.

      Eliminar