18 de mayo de 2016

Reseña: Azul: El poder de un nombre (Samidak)

Autora: Begoña Pérez Ruiz (ficha).
Idioma: Castellano.
Editorial: Éride ediciones.
Nº de páginas: 884.
Precio: 19'95€ (tapa blanda con solapas).
Género: Space opera juvenil.
ISBN: 978-8-416-59608-9.







Sinopsis y primer párrafo:

El planeta Antirios está habitado por una raza de seres humanoides que se comunican telepáticamente y aborrecen cualquier tipo de ruido. En un mundo donde el silencio es ley, la aparición de un misterioso bebé llorando, surgido de la nada, supone toda una crisis.
El cónsul federativo Kritias Sabas deberá encargarse de recoger al bebé, una niña bautizada como Azul, y trasladarlo a Irinia, corazón de la Federación de Planetas. Pero Azul encierra más misterios que el de su extraño origen…
Será criada en orfanatos de distintos planetas hasta culminar su educación en la férrea escuela de Zahirus. Ya como oficial de la Flota Federativa, descubrirá el amor y la profecía que pesa sobre ella, haciéndole imposible disfrutar de una existencia normal y feliz. Se verá forzada a alejarse de los seres que la quieren, perseguida por la sombra de la maldición de su nacimiento, aquella que señala su verdadero destino: destruir al Demiurgo Oscuro, antes de que este poderoso y terrible ser engulla a todos los mundos.

Se oían pisadas firmes y aceleradas. Habían encontrado el refugio final, era indudable. Drusila temblaba, porque después de tantas noches de vigilia, de tanto imaginar el retumbar de unos posibles pasos como aquellos, ahora estaba segura de que lo que oía no respondía a su imaginación. Habían entrado en los túneles secretos; las habían encontrado. Pronto el Demiurgo Oscuro llegaría con sus esbirros hasta donde estaba Tinea y sus más fieles siervas, entre las que se encontraba Drusila. Corrió a la última estancia de aquel laberinto escondido, a la habitación donde Tinea aún se recuperaba del parto. Cuando hizo su entrada repentina, la palidez de su rostro anunció la mala noticia que todas auguraban. Quiso decirlo ella misma también con palabras, pero sus labios temblaban de manera incontrolable. En los ojos de las demás, un reflejo de desesperación, le aseguraba que no valía la pena que se molestara en expresarlo. Ya todas sabían que el Demiurgo Oscuro había dado con ellas.

Personajes:

Empezamos con Azul, la protagonista. Una mujer que se ve embarcada en una empresa mucho más grande de lo que espera y que tiene poco control de lo que ocurre a su alrededor. En cierta manera es como un bote en los rápidos de un río, no tiene mucho margen de acción. A pesar de ello, Azul no pierde agencia y la autora le permite poder elegir cómo actuar. Azul es una mujer valiente presa de un destino que no ha elegido.

Por otro lado, tenemos a Kritias Sabas, la figura paterna (por decirlo de alguna manera) de Azul. Él fue quien la encontró al inicio de la novela y una de las pocas personas que de verdad se preocupan de ella. A diferencia de otros personajes como Lázarus o Boreal, él no la ve como la mujer más bella del mundo ni como una amenaza, él ve a una mujer que se ha hecho a sí misma.

En esta novela al menos, esos son los dos grandes personajes con los que me quedo, aunque la misma Boreal o Amunet, aportan puntos de vista culturales que son clave. Lázarus, en cambio, se me atragantó por ser un personaje muy insoportable.

Trama:

La novela es la eterna lucha entre el bien y el mal. Entre la Elegida y el Oscuro. Con esta se entrelazan subtramas amorosas, conspiraciones y traiciones. Aunque es a todas luces un viaje del héroe, tiene bastante más densidad de lo que en un primer lugar pueda parecer.

Mundo:

De lejos lo mejor de la novela. Se nos presentan tres grandes organizaciones de gobierno que se reparten el Universo:

La Federación: Es un conglomerado de sistemas entre los que se incluye la Tierra, mencionada un par de veces y presente en nombres y apellidos de humanos, dando a entender que hemos conquistado las estrellas.
El Imperio Pélago: Es otro conglomerado encabezado por los pélagos, una especie humanoide que creen en profecías y su cultura siempre está unida al culto a la Tejer Neheb.
El Imperio Cthulkug: ¿Clara referencia a Lovecraft? Es un gobierno tiránico y atrasado en términos de derechos del individuo, pero fuertes como fuerza militar.

Cada Gobierno es un mundo completamente distinto que poco o nada tienen que ver entre sí. La autora ha sabido crear un mundo grande y diverso con sus propias señas de identidad.
En este Universo se habla de la teoría de los Universos paralelos que tiene dividida a la comunidad científica desde hace años, pero sosteniendo que son universos independientes entre sí.

Tests:

Su elenco de personajes femeninos es el mayor que me he encontrado en mucho tiempo, superando en número al masculino. Por el contrario, sólo unos pocos tienen algún peso narrativo, exceptuando a Azul.
La representación femenina es muy variada y el tratamiento de estas es bastante bueno, por eso me molesta especialmente que haya una escena de violación completamente innecesaria en la obra, pues sólo sirve para caracterizar a un villano.

Cubierta:

La cubierta es perfecta para la obra y apostaría que tiene que ver con el pasaje del asalto a Verbace.

Valoración:

Los personajes en general están bien construidos, pero algunos resultan un poco arquetípicos, aunque eso no sea intrínsecamente malo. Las relaciones entre los personajes en general (romance aparte) se sienten algo frías, les falta algo de desarrollo. En contraposición, la relación de Boreal y Kritias o de este con Azul son más elaboradas y mucho más cálidas, pero no son la norma.

La historia de amor de Lázarus y Azul se forja en la página 130 cuando ella huye de una fiesta y él la persigue como si fuera un acosador y, por lo visto, aquello le gusta a ella. Y voilà, enamorados hasta las trancas, tanto que tardan sólo treinta páginas más en casarse. Toda su relación resulta irreal y forzada, así como todas las demás que vemos ya que se cimientan en un amor a primera vista. Son relaciones superficiales que salen de ninguna parte cuando la novela tiene espacio para mostrar algo más elaborado.

La prosa de Begoña es directa, limpia y sin demasiados floreos, que no persigue lucirse, sino ser clara en una historia que lo exige. Las escenas de acción son el gran punto fuerte de la autora y en ellas demuestra todo su potencial.

Pero lo que más me duele es el villano, el Demiurgo Oscuro. Apenas sale tres veces en la novela y no pasa del malo cliché que viste de negro y sólo busca acabar con el Elegido.
Lo que le resta puntuación es un villano deslucido y un romance que bebe demasiado del drama previsible, perjudicando una trama que es de por sí interesante.

Redes:
¿Dónde podéis encontrar a Begoña?
En Facebook..

___________________________________________________________________________
Cuervo Fúnebre: Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general. Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario